pastel de espinaca

18 DICIEMBRE
Numar
Rinde
4 porciones
Calificación
Average: 4.5 (2 votes)
Chef
no indicado
IMPRIMIR
Compartir

Los ingredientes

Para la pasta: 1 y 1/2 tazas de harina 1/4 de cucharadita de sal fina 1 cucharadita de azúcar 1 barra de Numar Clásica refrigerada y partida en cuadritos de 4 a 5 cucharaditas de agua fría 250 gramos de espinaca picada 1/2 taza de cebolla picada fina 1 cucharadita de Numar 1 y 1/4 de taza de queso mozarella rallado 4 huevos 2 taza de crema dulce 1 cucharadita de sal 1/8 cucharadita de nuez moscada molida Una pizca de pimienta cayena

La preparación

En el tazón de un procesador de alimentos, mezclá la harina, el azúcar y la sal para combinar. Añadí la NUMAR fría y batí hasta que la Numar se incorpore formando boronas grandes. Añadí 3 cucharadas de agua helada y batí para combinar. Agregá 1 a 2 cucharadas adicionales de agua con hielo, una cucharada a la vez (batiendo después de cada adición) como sea necesario hasta que la masa se una. No mezclés en exceso. Formá la masa en un óvalo plano y envolvé en plástico. Enfriá durante al menos 30 minutos. Cuando esté listo para hornear, precalentá el horno a 450 grados. Estirá la masa refrigerada para ajustarse a un molde para pastel de plato hondo, y doblá los bordes. Horneá la corteza de pastel durante 8-9 minutos. Para que el fondo de la corteza no se infle podés poner unos cuantos frijoles crudos en el fondo para darle peso. Ya horneado dejá que se enfríe un poco. Para preparar el relleno Lavá las espinacas y escurrí bien. Después de que se haya drenado, envolvé las espinacas en unas pocas capas de papel toalla y apretá para eliminar el último resto de humedad. Colocá la cebolla en un sartén pequeño y salteá con la NUMAR hasta que la cebolla esté suave y translúcida. Dejá enfriar un poco. Espolvoreá las espinacas escurridas y cebolla salteada en forma pareja en el fondo de la corteza de pastel parcialmente horneada. Espolvoreá el queso rallado por encima de las espinacas y las cebollas. En un tazón, batí los huevos. Agregá la crema dulce, sal, nuez moscada y pimienta cayena. Batí para combinar completamente la mezcla. Con una cuchara colocá la mezcla de crema sobre las espinacas y queso. Horneá a 425 grados durante 15 minutos. Bajá la temperatura del horno a 350 grados y horneá durante 20-25 minutos más, o hasta que un cuchillo insertado en el centro del pastel salga limpio. Dejá enfriar (unos 30 minutos) y serví.

Recetas Relacionadas

PASTEL DE ESPINACA

Ingredientes

Para la pasta: 1 y 1/2 tazas de harina 1/4 de cucharadita de sal fina 1 cucharadita de azúcar 1 barra de Numar Clásica refrigerada y partida en cuadritos de 4 a 5 cucharaditas de agua fría 250 gramos de espinaca picada 1/2 taza de cebolla picada fina 1 cucharadita de Numar 1 y 1/4 de taza de queso mozarella rallado 4 huevos 2 taza de crema dulce 1 cucharadita de sal 1/8 cucharadita de nuez moscada molida Una pizca de pimienta cayena

Preparación

En el tazón de un procesador de alimentos, mezclá la harina, el azúcar y la sal para combinar. Añadí la NUMAR fría y batí hasta que la Numar se incorpore formando boronas grandes. Añadí 3 cucharadas de agua helada y batí para combinar. Agregá 1 a 2 cucharadas adicionales de agua con hielo, una cucharada a la vez (batiendo después de cada adición) como sea necesario hasta que la masa se una. No mezclés en exceso. Formá la masa en un óvalo plano y envolvé en plástico. Enfriá durante al menos 30 minutos. Cuando esté listo para hornear, precalentá el horno a 450 grados. Estirá la masa refrigerada para ajustarse a un molde para pastel de plato hondo, y doblá los bordes. Horneá la corteza de pastel durante 8-9 minutos. Para que el fondo de la corteza no se infle podés poner unos cuantos frijoles crudos en el fondo para darle peso. Ya horneado dejá que se enfríe un poco. Para preparar el relleno Lavá las espinacas y escurrí bien. Después de que se haya drenado, envolvé las espinacas en unas pocas capas de papel toalla y apretá para eliminar el último resto de humedad. Colocá la cebolla en un sartén pequeño y salteá con la NUMAR hasta que la cebolla esté suave y translúcida. Dejá enfriar un poco. Espolvoreá las espinacas escurridas y cebolla salteada en forma pareja en el fondo de la corteza de pastel parcialmente horneada. Espolvoreá el queso rallado por encima de las espinacas y las cebollas. En un tazón, batí los huevos. Agregá la crema dulce, sal, nuez moscada y pimienta cayena. Batí para combinar completamente la mezcla. Con una cuchara colocá la mezcla de crema sobre las espinacas y queso. Horneá a 425 grados durante 15 minutos. Bajá la temperatura del horno a 350 grados y horneá durante 20-25 minutos más, o hasta que un cuchillo insertado en el centro del pastel salga limpio. Dejá enfriar (unos 30 minutos) y serví.