galletas de jengibre

18 DICIEMBRE
Numar
Rinde
4 porciones
Calificación
Sin votos (todavía)
Chef
no indicado
IMPRIMIR
Compartir

Los ingredientes

Batí a velocidad mediana hasta que quede esponjoso y bien mezclados:
 
1 1/2 tazas de azúcar morena
 1/2 cucharadita de sal
 


1/2 cucharadita de clavos de olor molidos 4 cucharaditas de canela molida 4 cucharaditas de jengibre molido 
1/2 cucharadita de levadura en polvo 6 tazas de harina
 Batí a velocidad mediana 12 cucharadas (170g) de margarina Numar, ablandada Batí hasta que se mezclen bien: 
2 huevos grandes
 1 taza de miel de caña

La preparación

Batí la mitad de la mezcla de la harina con la mezcla de la miel de caña hasta obtener una mezcla homogénea y suave. Agregá el resto de la harina, amasar la mezcla hasta que esté todo bien mezclados. Si la mezcla es muy blanda, incorporá más harina hasta que quede más firme y más manejable, pero no del todo seca.

 Colocá la masa en una bolsa de plástico sellable o en un recipiente de plástico hermético. Reservá en un lugar fresco, pero no en la nevera, durante al menos 2 horas y máximo 6 horas. Podés refrigerar la mezcla si no vas a preparar tus galletas inmediatamente, hasta por 3 días, pero tenés que llevarla a temperatura de ambiente antes de usarla.

 Dividí la masa por la mitad. Enrollá la masa directamente sobre papel de pergamino para que no haya deformaciones cuando transfieras la masa a la bandeja de horno. 

La masa es pegajosa. Se puede extender con el rodillo entre dos hojas de papel de pergamino o de horno y luego congelar antes de cortar con los moldes, ya que puede resultar difícil desprender el papel. 

Horneá en horno precalentado a 180ºC durante 11 a 15 minutos para piezas de gran tamaño, de 6 a 8 minutos para piezas pequeñas. O hasta que los bordes se tiñan de color marrón.

Recetas Relacionadas

GALLETAS DE JENGIBRE

Ingredientes

Batí a velocidad mediana hasta que quede esponjoso y bien mezclados:
 
1 1/2 tazas de azúcar morena
 1/2 cucharadita de sal
 


1/2 cucharadita de clavos de olor molidos 4 cucharaditas de canela molida 4 cucharaditas de jengibre molido 
1/2 cucharadita de levadura en polvo 6 tazas de harina
 Batí a velocidad mediana 12 cucharadas (170g) de margarina Numar, ablandada Batí hasta que se mezclen bien: 
2 huevos grandes
 1 taza de miel de caña

Preparación

Batí la mitad de la mezcla de la harina con la mezcla de la miel de caña hasta obtener una mezcla homogénea y suave. Agregá el resto de la harina, amasar la mezcla hasta que esté todo bien mezclados. Si la mezcla es muy blanda, incorporá más harina hasta que quede más firme y más manejable, pero no del todo seca.

 Colocá la masa en una bolsa de plástico sellable o en un recipiente de plástico hermético. Reservá en un lugar fresco, pero no en la nevera, durante al menos 2 horas y máximo 6 horas. Podés refrigerar la mezcla si no vas a preparar tus galletas inmediatamente, hasta por 3 días, pero tenés que llevarla a temperatura de ambiente antes de usarla.

 Dividí la masa por la mitad. Enrollá la masa directamente sobre papel de pergamino para que no haya deformaciones cuando transfieras la masa a la bandeja de horno. 

La masa es pegajosa. Se puede extender con el rodillo entre dos hojas de papel de pergamino o de horno y luego congelar antes de cortar con los moldes, ya que puede resultar difícil desprender el papel. 

Horneá en horno precalentado a 180ºC durante 11 a 15 minutos para piezas de gran tamaño, de 6 a 8 minutos para piezas pequeñas. O hasta que los bordes se tiñan de color marrón.